ORIGEN DEL PISTACHO

El pistacho es originario de Asia menor, donde todavía crece en forma salvaje en regiones secas y de altas temperaturas, correspondientes al Líbano, Palestina, Siria, Irán e Irak.
Es un frutal que requiere alrededor de 900 horas de frío invernal, primaveras libres de heladas y veranos prolongados y secos.
Si bien estos árboles comienzan a dar frutos a los 5 años, la plena producción se da a partir de los 10 años de antigüedad. Los frutos se desarrollan en racimos apretados como los de las uvas. Su color varía del amarillento al verdoso.
Dentro de los principales países productores están Irán (134, 6 millones de kilos anuales), EE.UU. (55,4 millones) y Turquía (30,8 millones).

CULTIVO

El cultivo del pistacho requiere de un manejo específico y de una poda especial según la especie y zona de cultivo. Su reproducción se caracteriza por requerir de árboles con flores machos y árboles con flores hembras, esta característica es vital para el diseño de la plantación que se efectúe. Se multiplica vía injerto, lo que se traduce en varías ventajas: se puede utilizar el porta injerto adecuado a la reacción y condiciones del suelo, reproducir exactamente la variedad elegida, reemplazar una variedad por otra superior, entre otras cosas.

PROPIEDADES NUTRITIVAS

Las semillas de pistacho se caracterizan por una notable riqueza en proteínas, en aceite, en sustancias extractivas, nitrogenadas, así como en vitaminas. Además posee un alto contenido en fibra y muy poco colesterol.

PISTACHOS Y SALUD

Los pistachos son el super aperitivo de la naturaleza que ayuda a mantener sano el corazón. Los pistachos son altamente nutritivos, están repletos de fibra y antioxidantes y aportan más energía por caloría que cualquier otro fruto seco.

NOTAS PERIODISTICAS

El pistacho, imprescindible en nuestra dieta y en nuestra despensa

Mirá la página